Pilates

El arte del desarrollo coordinado del cuerpo, la mente y el espíritu.

Esta metodología fue creada por el alemán Joseph H. Pilates a principios del siglo XX. Este señor tuvo una infancia muy complicada en cuanto a su salud, y fue esto lo que lo motivó a desarrollar una técnica de acondicionamiento físico y mental que en un principio recibió el nombre de “contrología”. Para poder desarrollar este sistema Pilates utilizó sus conocimientos de artes marciales, yoga y fisicoculturismo.

A pesar de que este método ha servido de base para el surgimiento de diversos estilos y aplicaciones, existen principios básicos que se deben tener presente:

 

  • Concentración: necesaria para la conexión entre la mente y el cuerpo.

  • Precisión: necesaria para la ejecución de movimientos que deben realizarse.

  • Respiración: representa el fundamento de esta metodología.

  • Control: es fundamental ya que evita que se realicen ejercicios bruscos que puedan acarrear algún daño físico.

  • Fluidez de movimiento: esencial para que la ejecución de los ejercicios sea adecuada y a una velocidad correcta.

  • Centralización: dispone que el centro del cuerpo esté representado por todo el grupo de músculos abdominales.

 

Entre los beneficios que aporta el Pilates están: fortalece el abdomen, tonifica y moldea los músculos, incrementa la flexibilidad, agilidad y coordinación en los movimientos, corrige y mejora la postura, reduce los niveles de estrés.